Fusión entre Bristol-Myers Squibb y Celgene genera crecimiento adicional del 6% en su primer año

El Economista. La adquisición de Celgene por Bristol-Myers Squibb, por más de 76 mil mde, cumplió un año con buenos resultados. Con datos actualizados al tercer trimestre, el crecimiento de la nueva compañía fue 6% superior al cosechado por las firmas por separado durante el curso anterior, informó la compañía.

En el campo de los nuevos medicamentos, y los mercados que ante ellos se abren, la nueva compañía ha conseguido la aprobación de 13 nuevas indicaciones, nueve de ellas en Estados Unidos y cuatro en la Agencia Europea del Medicamento.

La compañía también ha comenzado trabajos de investigación para adentrarse en el mercado de las CAR-T, una novedosa terapia para tumores líquidos. En este momento, en España solo hay dos productos de este tipo aprobados (de Novartis y Gilead). La firma avanza en la siguiente generación de medicamentos, pero también planea mantenerse en sus áreas ya contempladas, como es el caso de la salud cardiovascular, donde la compañía dispone de un anticoagulante de nueva generación.

Además, en este campo, la compañía anunció a principios de octubre una nueva adquisición, la de Myokardia y, con ella, incluyó en su cartera el medicamento Mavacamten, una potencial cura para miocardiopatía hipertrófica, una enfermedad cardíaca crónica con alta morbilidad.

 

 

 


Noticias